• 2. Ubicación Feed RSS

    por Publicado el: 20-01-2011 12:50 AM  Número de Visitas: 6119 

    Lo primero es lo primero. Hay que disponer de un espacio para nuestro acuario.

    Evitar lugares donde haya luz solar externa:

    Esto es muy importante. En su acuario, aunque usted no las vea, siempre habrá esporas de algas en suspensión en el agua. Dichas algas son de varias formas y colores, las hay marrones, verdes e incluso azuladas. En el 99% por ciento de los casos las algas arriunan la estética del acuario. La luz solar las favorece, por lo que si ubica el acuario en un sitio muy iluminado no tardarán en aparecer, y algunas nunca quieren irse.

    Ponga su acuario en un sitio alejado de las ventanas, cerca de una pared preferentemente. La iluminaciación artificial hará que se vea mejor y sus peces y plantas se lo agradecerán.

    Evite las fluctuaciones de temperatura:

    Aunque su acuario tendrá su propio sistema de calefacción y en algunos casos especiales, de refrigeración, el exponerlo a corrientes de aire o subidas y bajadas extremas de temperatura puede hacer que sus habitantes de estresen, enfermen o mueran.

    Ponga su acuario en un lugar visible, pero no de paso.

    El acuario se puede revelar como un elemento decorativo excepcional, pero debe tener en cuenta que la mayoría de peces se muestran tímidos si hay personas constantemente pegadas al cristal o su pasen muy cerca del acuario. Debe ser un sitio tranquilo.

    Los peces se acostumbran al entorno " de fuera", pero no hay que abusar. Algunos incluso se muestran muy curiosos y reconocen todo lo que pasa en la habitación, como es el caso de los peces disco.

    Un sitio accesible y cerca de fuentes de agua:

    Hay que evitar a toda costa ubicarlo en un lugar en el que luego tendremos que hacer malabarismos para manipular cualquier cosa. Deja un espacio para los enseres y cacharros que irás adquiriendo con el tiempo.
    También procura que haya cerca un sitio donde verter el agua fácilmente cuando hagas cambios de agua y también para llenar la urna. Se puede utilizar una manguera para esto pero procura que no sea muy larga y tenga que atravesar toda la casa.



    por Publicado el: 20-01-2011 03:13 AM  Número de Visitas: 4589 

    Hay que prestar muchísima atención al suelo en donde vamos a poner el acuario.

    Lo primero es que aguante el peso.
    Un acuario pequeño o mediano, no revierte casi ningún problema, pero ya instalaciones grandes, como por ejemplo 500 litros, requieren una serie de precauciones.

    Un acuario vacío pesa mucho y cuando está lleno mucho más.


    Haciendo cálculos:

    Pongamos que va a montar un acuario de 200x60x60, esto es 2 metros de largo, por 60 de ancho y alto.

    Pongamos que pesa unos 100 kilogramos sólamente la urna..

    Ahora calculamos los litros de nuestro acuario:

    200 x 60 x 60 = 720.000 ml3 , dividimos entre mil y nos da que tenemos 720 litros.

    Para cálculos generales podemos decir que un litro de agua equivale a un kilogramo, pero nosotros aplicamos el peso específico que es : 0,96717 Kg

    (720x 0,96717)+100= 796 kilogramos,que es lo que pesa el acuario lleno de agua, a lo que al final si le añadimos el peso del mueble y grava y decoración podemos ponernos en 825 kg.

    Con esta cifra dividiríamos el peso entre la superficie que es 200 x 60 /10000=1,2 metros cuadrados. Al final dividiendo nos dará 687kg/m2.


    Generalmente un piso de construcción normal aguanta 250 kg/m2, sin embargo no hay que preocuparse, puesto que la presión no incide sólo en el sitio que pongamos nuestro acuario, sino que se reparte por toda la planta. El mismo caso se da si tenemos bañera, que puede ejercer unos 500 kg/m2.

    Ante cualquier duda lo mejor es consultar las especificaciones técnicas con el constructor.


    La nivelación del suelo:

    Ni que decir tiene que hay que poner especial cuidado de que el suelo esté perfectamente nivelado ya que a la hora de poner nuestro acuario lo notaremos en la superficie del agua , un lado sufrirá mas que el otro y puede desembocar a la larga en una bonita fuga de agua en el salón de casa.