• Raices y troncos Feed RSS

    por Publicado el: 06-07-2010 01:19 PM  Número de Visitas: 6271 



    Los troncos naturales son una parte muy importante para nuestro acuario ya que ayudan a reproducir un biotopo y de este modo hacen que nuestros habitantes se sientan muchísimo más cómodos.
    También son un gran complemento estético además de un beneficio para algunas plantas como el musgo de java, el cual crece mucho mejor encima de un tronco que enterrado en el sustrato del acuario. Otra de las funciones del tronco es dar cobijo y escondites a nuestros habitantes o a sus alevines además de servir de alimento a algunos peces, por ejemplo los siluriformes, los cuales se alimentan rascando y chupando la celulosa del tronco. Este comportamiento puede evitar que se alimenten de las plantas del acuario.

    Pero a veces aparece el problema de los taninos. Los taninos son sustancias astringentes y amargas que están presentes en algunos vegetales. No son para nada nocivos para nuestros peces, sino al contrario.Son los responsables de la coloración del agua al introducir troncos en el acuario y estos pueden dificultar la penetración de la luz ya que actúan como filtro y puede representar un problema para nuestras plantas.

    Hay gente que estéticamente no le es agradable la coloración marrón del agua. También se ha de tener en cuenta que tienden a acidificar el agua. Estos aparecen cuando nos acabamos de comprar un tronco para poner en nuestro acuario.

    Si lo compramos en una tienda especializada no hay problema ya que la obtención de estos troncos suelen respetar el medio ambiente y no se ha destruido ningún hábitat natural.

    Los troncos como elemento básico de biotopo:

    Un acuario con biotopo amazónico, como algunos otros, se caracteriza por la abundancia de troncos y raíces y abundantes plantas altas. Debido al poco corriente del agua y el terreno llano se originan regiones pantanosas de aguas tranquilas donde la selva convive con la orilla del rio. Aquí nacen los troncos sumergidos y un gran entramado de raíces subacuáticas. Otra causa de encontrar troncos en la naturaleza es que la corriente, aparte de arrastrar sedimentos, arrastra troncos que pueden quedar fijos al fondo del rio o lago por diferentes motivos.

    Por eso es tan importante obtener troncos de árbol con sus raíces e introducir todo el conjunto verticalmente y hasta el fondo, quedando visibles las raíces y elevándose el tronco hasta la superficie del agua. Si en las tiendas no encontraremos lo que realmente buscamos podemos cortar nuestra propia raíz. Si nos decidimos en el momento de obtenerlo tenemos que asegurarnos que el agua no esté contaminada, motivo por el cual elegiremos aguas claras y transparentes. De todos los que nos encontremos, no elegiremos los más nuevos y bonitos ya que tiene mucha materia orgánica que se va a podrir dentro de nuestro acuario y por esto tendríamos que hacer todo el proceso que ya está hecho en los troncos más antiguos que hayamos encontrado. No todo el mundo vive cerca de sitios ideales para recolectar troncos del agua de modo que hay una alternativa, los cepos de viña secos.

    Introduciendo troncos al acuario:

    Hace un tiempo compré uno pero el agua quedaba muy turbia por el efecto de los taninos y el filtro no era capaz de limpiar el agua. Para solucionar este problema seguí una serie de recomendaciones:

    - El primer paso es hervir el tronco. Si no está seco el troco se va a cocer literalmente debido a la gran cantidad de materia orgánica y poca cantidad de materia compuesta a base de carbonato cálcico, que es materia inerte. Si esto ocurre el tronco se ablanda y se deshace. Para hervirlo tenemos que poner el tronco dentro de la olla desde el principio. Podemos echar un poco de sal. Lo dejamos hervir durante una hora y media. En seguida os percatareis de que el agua esta marrón debido a los taninos. Repetimos este proceso 2 o 3 veces más, dependiendo de la oscuridad del agua al final de cada hervido.

    - Acto seguido tenemos que dejar el tronco dentro de un cubo cubierto totalmente con agua durante 2 semanas (depende del volumen del tronco) y renovando el agua cada 2 o 3 días. También es una buena opción dejarlo en el interior de la cisterna del WC ya que siempre hay cambios de agua constantes (esto depende del tamaño del tronco).

    Opcionalmente podemos cubrir el tronco con agua con lejía diluida al 15%. Esto sirve para aumentar la descomposición de los taninos, eliminación de bacterias y acelerar el proceso de descomposición de la materia orgánica (celulosa, almidón, polisacáridos...). A su vez se conserva el carbonato cálcico de nuestro tronco al cual la lejía ha sido incapaz de atacar. Todo esto hace que disminuya la flotabilidad.
    La lejía solo acelera el proceso que se da en condiciones normales.

    - Durante todo este proceso (usemos lejía o no) tenemos que ir cepillando el tronco para eliminar materia orgánica con capacidad de descomposición rápida (corteza externa, raíces demasiado finas, cualquier rastro de tierra, hierbas adheridas, etc.). También es momento para pulirlo y un poco de forma si lo deseamos.

    - Pasadas las dos semanas lo único que queda es aclarar el tronco con agua limpia para eliminar el color residual de la lejía (si la hemos usado). Hay quien introduce los peces en dentro del acuario pasada una semana, tiempo en que el cloro residual se ha evaporado.

    Ahora ya podemos introducir nuestro tronco en el acuario. Al cabo de una semana cambiamos un cuarto de agua de nuestro acuario.

    Recomendación:

    - Es importante no usar productos químicos muy agresivos como aguarrás o echar lejía sin diluir ya que afectaría al tronco y al introducirlo en el acuario introduciríamos también este producto químico impregnado en el tronco haciendo variar los parámetros del agua o matando a los peces directamente debido a su toxicidad.

    Ahora ya podemos disfrutar nosotros y sobre todo los peces de los troncos con unas aguas cristalinas!